Lubina a la espalda

¿Qué se come en Navidad?

En España las familias se reúnen en la cena de Nochebuena, el 24 de diciembre. Lo primero que no puede faltar en nuestra mesa es el jamón ibérico junto con todo tipo de quesos. Y, por supuesto, el marisco que es el plato estrella durante todas las cenas navideñas.

Como plato principal, lo normal es comer pavo relleno o cordero al horno; pero si elegimos el pescado, lo podemos cocinar de muchas maneras: al horno, a la plancha, en salsa, a la espalda, en papillote, a la sal, etc. Además, lo podemos acompañar de verduras o patatas.

Lubina a la espalda

Como podéis ver, hay muchísimas posibilidades. Nosotros hemos elegido “Lubina a la espalda” Se llama así porque se cocina “abierta” por la mitad, sin espina central y con la piel hacia abajo. En los meses de invierno, comienza la temporada de lubina, también conocida en algunas zonas como róbalo. La lubina es un pescado muy apreciado por la calidad de su carne blanca y por las espinas que se pueden retirar con mucha facilidad. También se puede preparar con merluza, corvina, dorada o cualquier otro pescado de carne blanca.
Esta receta es muy fácil y además está riquísima.

Ingredientes

  • Una lubina de un kilo, aproximadamente.
  • Tres patatas grandes (600 gramos)
  • Dos dientes de ajo.
  • 220 ml. de vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen extra (al gusto)
  • Perejil fresco.
  • Sal (al gusto)

Preparación

  1. Cuando compremos la lubina, pediremos al pescadero que nos la prepare para cocinarla a la espalda, es decir, “abierta” por la mitad.
  2. Pelamos y cortamos las patatas en rodajas. Las colocamos en una bandeja de horno.Añadimos sal y un poco de aceite de oliva virgen extra. Horneamos durante 15 minutos a 180 grados.
  3. Sacamos la bandeja del horno y colocamos sobre las patatas la lubina “abierta” con la piel hacia abajo. Echamos la sal y un poco de aceite de oliva virgen extra y, finalmente, añadimos el vino. Horneamos de nuevo a 180 grados durante 15 minutos.
  4. Para preparar el sofrito, pelamos los dientes de ajo y los cortamos en rodajas. En una sartén echamos el aceite de oliva virgen extra y freímos los ajos. Cuando estén dorados, los retiramos del fuego.
  5. Sacamos la lubina del horno y vertemos el sofrito por encima. Finalmente añadimos perejil fresco y ¡listo para la cena de Nochebuena!

¿Y de postre?
Si no hay turrón, no es Navidad. Este postre es tan especial y único que no puede faltar en la mesa. Puedes elegir el que más te guste: de Jijona o turrón blando, de Alicante o turrón duro, de chocolate, de yema, etc.

¿Qué hacemos después de la cena?

Después de la cena, empezamos a cantar villancicos con toda la familia. Sin duda, uno de los instrumentos musicales de la Navidad es la botella de anís. Rascar la botella de anís y cantar villancicos es todo un clásico.
Hay que decir que para Año Nuevo la cena debe ser antes de media noche para poder comer las doce uvas de la suerte.
Y, por último, dos palabras: Feliz Navidad

Glosario

Lubina: Pez marino de hasta un metro de longitud y color gris. Vive en las costas de Europa y África.
Espalda: Parte posterior del cuerpo humano que va desde los hombros hasta la cintura. Cocinar el pescado a la espalda significa que el pescado está entero y abierto con la piel hacia abajo.
Espina: Esqueleto de los pescados.
Rodajas: Trozo circular que se corta de un alimento de forma redonda o cilíndrica.
Bandeja: Recipiente poco profundo, de fondo plano y de poca altura.
Sofrito: Participio de sofreír. Es un conjunto de ingredientes que se fríen a fuego lento hasta que están dorados.
Vertemos: Del verbo verter. Pasar un líquido de un recipiente a otro.
Turrón: Dulce hecho con almendras u otros frutos secos, miel o azúcar que tiene forma rectangular y se consume en fechas navideñas.
Yema: El núcleo del huevo, de color amarillo y está rodeada por la clara.
Villancico: Canción popular religiosa. Su tema central es el nacimiento de Jesús y se canta en Navidad.
Anís: Es una planta que se utiliza en las bebidas tradicionales, como el ouzo y el raki. Su fruto tiene forma de estrella y se utiliza también como expectorante.
Rascar: Frotar fuertemente una cosa con un instrumento y conseguir un sonido.

¿Quieres ver más contenido como este?

¡No te pierdas la sección "Recetas de cocina"!
Recetas

También te puede interesar...

Tener muchas tablas

Tener muchas tablas

Se usa esta expresión para decir que alguien tiene mucha experiencia en un ámbito determinado. Origen “Tener muchas tablas” Esta expresión procede

Cazón con patatas

Cazón con patatas

Hoy vamos a preparar una receta que siempre preparaba mi madre en casa para toda la familia y nos encantaba, además, es

perder las riendas

Perder las riendas

Utilizamos esta frase para expresar que alguien pierde el control de una situación. Origen “Perder las riendas” La expresión perder las riendas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Googlepolítica de privacidad yTérminos de servicio aplicar.